La Albahaca

La Albahaca

Albahaca

Nombre científico o latino: Ocimum basilicum

– Nombre común o vulgar: Albahaca, Alhábega, Alfábega, Basílico, Hierba real, Hierba de los reyes, Alfavaca, Albahaca de limón, Albahaca francesa, Albahaca mondonguera, Albahaca moruna, Albahaquita
– Origen: de distribución sudasiática y origen persa.
– Familia: Labiatae (Labiadas).
– Planta anual o vivaz cultivada como anual de 30 a 50 cm de altura.
– Hojas anchas, jugosas y aromáticas.
– Hojas oval-lanceoladas, de 3 a 5 cm de longitud.
– Sus hojas están finamente dentadas, aunque hay variedades de jardín sin dentar, de color verde, lanceoladas y muy aromáticas.
– Despide un agradable olor a limón y, salvo en la punta de las ramas, carece de pelos.
– Las flores se agrupan en espigas, blancas o rosadas.
– Florece en verano.
– Hay numerosas variedades.
– Existe una variedad con hojas de color morado que es muy decorativa.

USOS CULINARIOS DE LA ALBAHACA

– Condimento aromático.
– Es una de las plantas aromáticas más preciosas en cocina.
– Tiene un gusto dulce, es fragante y parece que es más fuerte cuando, en verano, el sol aumenta su intensidad.
– En la cocina sirve para condimentar tomates y para hacer el famoso pesto italiano.
– Se puede utilizar, preferentemente fresca, en cualquier comida que tenga tomate ya que juntos son una exquisita combinación.
– Se lleva muy bien con las pastas, ensaladas y tomate, y es el ingrediente principal de la sopa “pistou”, un plato típico de la provenza francesa.
– La albahaca es buena no sólo con tomates sino también con pimientos morrones, berenjenas y calabacines; con pollo, huevos y bistecs (para los que se maja la albahaca con mantequilla ablandada y se unta con ella la carne).
– Acompaña muy bien pollos y pescados.
– Se utiliza preferentemente fresca, ya que si no pierde su aroma; éste es muy fuerte, por lo que no se usa en demasía.
– Se añade a los platos al final, ya que no se debe cocer.
– Los italianos utilizan muy abundantemente la albahaca, incluso en las ensaladas, pudiéndose decir que es la planta típica de su cocina.
– Puede congelar la albahaca.
– Con una maceta de albahaca en el alféizar de la ventana y una tomatera en una jardinera al exterior, dispondrá de la pareja perfecta para muchas ensaladas veraniegas, salsas y guisos, ya que la albahaca y los tomates combinan maravillosamente en cualquier plato que se le ocurra.
– Con cuidados y el calor adecuado, puede aguantar con hoja en interiores hasta mediados de invierno. Todo un lujo para quienes prefieren usar hierbas frescas.
– Debido a su aroma cálido y dulce y al color brillante de sus hojas, la albahaca es ideal para cualquier tipo de composición vegetal en el jardín.

 

CULTIVO DE LA ALBAHACA

– Luz: a pleno sol o a media sombra.
– Temperaturas: es una planta muy sensible a las heladas, no las resiste.
– La albahaca es muy sencilla de cultivar, incluso en suelos pobres.
– La albahaca crece bien en tierra fresca, ligera y bien drenada.
– Abonar el suelo antes de la siembra.
– La siembra se lleva a cabo a finales de invierno, en semilleros.
– Hay que sembrar las semillas a poca profundidad, al calor suave de los últimos días de primavera y trasplantarlas hacia mediados del verano, con cuidado de no dañar las raíces.
– La germinación se produce a los 10 ó 15 días.
– Luego, los plantones se colocan en hileras a 30 cm de distancia unas de otras. Es conveniente plantarlos algo profundos.
– Riego abundante.
– Se escarda para eliminar las malas hierbas con frecuencia.
– Se desmochan las puntas de las ramas cuando empiecen a formarse los capullos florales para favorecer el crecimiento arbustivo, es decir, un crecimiento tupido.
– Se seca después de su floración, por lo que conviene cortar las flores apenas aparecen, de esta manera se las puede utilizar hasta dos años.
– Cuidado con las plagas de caracoles, pues se comen las plantas tiernas.

 

 

RECOLECCIÓN  DE LA ALBAHACA

– Se debe recoger tierna y comerla cruda o apenas cocinada, porque pierde mucho aroma.
– Se puede secar en ramilletes a la sombra, colgados con las hojas hacia abajo. Luego moler, o pasar por la trituradora y guardar en frascos bien tapados para el invierno.
– Para secar, se cosecha la albahaca poco antes de florecer, que es cuando tiene mayor concentración de aceites aromáticos

La Albahaca

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *